La distancia, el tiempo y el amor. Cuatro años después de mi mudanza definitiva al mundo.

Hace exactamente 4 años, un 19 de julio, bajé  del avión que viajaba desde la Ciudad de México hasta Frankfurt, Alemania. No sabía lo que me esperaba en esta nueva vida a la que me estaba adentrando y hoy puedo decir que ha sido una de las mejores cosas que me pudieron haber pasado.

En estos años he aprendido que no todo a color de rosa, sin embargo he aprendido que el amor es más fuerte que cualquier cosa, que da igual todos los sueños que tengas, no sabes en que parte del mundo terminaras el siguiente mes y que la distancia es subjetiva pero liberadora.

4 años despues

Quien no sabe lo que significa la distancia, nunca ha estado realmente lejos…

 
“La distancia significa mucho más que estar lejos.
La distancia es saber valorar un café con tu gente. Con los de siempre. O una cerveza al sol.
 
Es echar de menos pequeños detalles y anécdotas que estando cerca de los tuyos no extrañarías tanto.
Es saber a qué sabe un abrazo de bienvenida, aunque sólo sea por unos días. Y que ese sabor se convierta en tu favorito.
O que las despedidas se conviertan en el sabor más amargo que jamás probaste.
 
La distancia es plantarle cara al mundo un día, hacer las maletas e irse. Es no saber muy bien lo que haces hasta que pasan unos meses. Y cuando empiezas a ser consciente de la decisión que tomaste, seguir adelante. Porque sí. Con un par de cojones. Porque la distancia es eso, arriesgarse. Tener valor. Jugársela sin estar seguro nunca. Tener un pie en un sitio y otro en el otro. Es muchas veces tener una lucha interior entre tus sueños y tus sentimientos.
 
La distancia es tener días en que deseas poder teletransportarte, incluso más que cuando eras pequeña. Y confiar en que, algún día -sin saber cuándo, ni cómo- sea posible. Porque aunque tu cabeza te diga que es imposible, las ganas pueden más que otra cosa.
 
La distancia son las sorpresas y los detalles. Son las notas de voz eternas, la diferencia horaria, los cumpleaños por Skype y los mil ‘te echo de menos’ por Whatsapp. Es acordarse de otra persona al ver o escuchar cualquier cosa, y no poder evitar enviárselo. La distancia es asumir que eres la amiga que nunca está y que tu madre tenga que asumir que eres su hija invisible, que eso cuesta un poquito más…
 
La distancia es aprender a vivir por uno mismo, a simplemente ser. Es pasar días muy malos y días muy buenos. Días de querer dejarlo todo y días de querer quedarse ahí para siempre. Es sentirse completamente solo y de golpe darse cuenta de que tu gente está ahí, aunque sea lejos. Y aprender que eso significa que NUNCA estarás solo, porque a veces el corazón va donde la voz no llega.
 
Porque la distancia separa cuerpos, no corazones. Y desde luego no lo ha conseguido con los nuestros, queridos amigos. Sepan que de 365 días, los necesitamos 366. Que se nos parte el alma cada vez que sabemos que alguno de ustedes no está en un buen momento y no podemos estar a su lado; y que tratamos de llevar la distancia lo mejor que podemos.
A todos aquellos que están lejos: Sigan siendo tan valientes como hasta ahora.
 
Y a nuestra gente que está en casa esperándonos: Estamos deseando verlos. Preparen sus abrazos, los necesitamos.”
 

– Candela Duato.

¡Vive la vida al máximo!

Logo

Deja un comentario